El arte urbano se aferra a la vida cultural sevillana. Las muestras son evidentes. El atípico cartel de la Bienal de Flamenco, la ‘toma’ de los contenedores por los grafiteros y otras tantas manifestaciones del arte popular que proliferan en los muros de esta ciudad.

Cartel de la Bienal de Flamenco 2010

La nueva sede de este espacio cultural se estrena con la exposición ‘Demasiado viejos para el graffiti, demasiado jóvenes para morir’. Un tributo a cinco artistas de diferentes corrientes, procedencias y edades que tienen en común el poseer el sentimiento crítico propio del movimiento urbano.

El onubense Manuel Calvarro (1955), el francés Hervé Di Rosa (1959), los sevillanos Miguel Brieva (1974) y Curro González (1960), y el filipino Manuel Ocampo (1965) protagonizan la primera muestra en esta nueva galeria situada en el barrio de La Alfalfa, en la calle Pérez Galdós, en el antiguo estudio del afamado pintor Abraham Lacalle.

Artículo en ElMundo.es

Sitio Web: MontanaSevilla Web

“¿Te gustan los cuentos?

Os presentamos a esta ilustradora y diseñadora gráfica: La señorita pastel. Más conocida por sus retratos de mujeres con trazos suaves, califica su estilo de melancólico a la vez que sensual.

Para visitar su web, haz click aqui.

A veces sueño con que me seques una lágrima con tu dedo y mirándome a los ojos pruebes mi sal y por primera vez delante de tí, llorar.

A veces te veo sonriéndome a lo lejos entre la multitud en un vagón cualquiera de metro.

A veces deseo con sentir en la butaca del cine tu mano caliente sobre mi muslo desnudo ardiente.

A veces te pienso consolándome en mis días tristes, disfrutándome en los alegres.

A veces te imagino analizando el nuevo conjunto de lencería que me has regalado.

A veces quiero que me relates cuentos para conciliar el sueño y otras quiero, leerte fragmentos de Rayuela, por ejemplo.

A veces me apetece preparar juntos el desayuno, somnolientos, más veces contigo amanecer y otras tantas anochecer.

A veces me gustaría dejarme querer y darme más a conocer.

A veces lucho por no quererte y no conocerte.

A veces fantaseo con darte un beso después del trabajo en nuestro piso de 50 metros cuadrados.

A veces se me antoja hacerte fotos mientras damos un paseo y otras robártelas de álbumes viejos.

A veces creo que favorecerías mi vida y otras veces que la nublarías.

A veces tengo la esperanza de que no puedas vivir sin mis rarezas, sin embargo, a veces siento que las deshechas.

A veces elaboro un esquema de mi caja de pandora para que poco a poco por ti sea abierta.

A veces contigo vivo en una gincana emocional pero sin pistas que encontrar.

A veces quiero comprenderte y busco en la enciclopedia tu nombre… pero nunca aparece.

A veces ideo que me das una sorpresa y se da un cambio de tuercas.

A veces invento que me amas más que a nadie y que me duermo contando tus lunares.

A veces intento saciarme pensando en ti, me apetece, pero nunca es suficiente.

A veces me ilusiono con que puedas ver más allá de mis miradas, gestos y palabras, otras soy consciente…no eres clarividente.

Y…veinte a veces son suficientes…

Otras rememoro tus caricias, tus besos, tus risas y sonrisas, tus abrazos y la temperatura de tu cuerpo, tu aroma cuando yo lo desprendo, tus intensas miradas que nunca son diarias, el grave timbre de tu voz, tus eses mudas y tus extrañas pequeñas locuras, tus impulsos, tus frenos…mi piel erizada por tu respiración agitada.

A veces…

Por ahora…

Sólo a veces.

Ceci Ruano

Boceto de cartel para la nueva película de Álvaro Begines, “Un mundo cuadrado“, producida por La Zanfoña Producciones.